En Venezuela hay la costumbre de que los niños de crianza católica le cuenten sus pecados al cura, pero seguramente se sorprenderá con este Pepito que vaya confesión le hizo al sacerdote. En estes chistesitos de “tetas”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here